LOS «KING LUO» DEL CUERPO